El consumo de cualquier droga ilegal (todas excepto tabaco y alcohol) en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la posesión de droga es considerada como infracción grave por la Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana con una sanción que oscila desde 300 hasta 30.000 €.

La sanción impuesta se puede suspender si el infractor acepta someterse a un tratamiento de deshabituación.

En cuanto a la conducción, se establece una pena de arresto de 8-12 fines de semana o multa de 3-8 meses, así como la privación del derecho de conducción de 1-4 años para cualquier persona que conduzca bajo los efectos de cualquier tipo de droga.