Establecer unos límites protege nuestra autoestima y nuestro estado anímico, ya que significa decir NO y preservar nuestra persona. Establecer límites nos beneficia a nuestra persona y directamente a nuestra salud en sentido amplio, por ello es importante reflexionar sobre como establecemos los límites en diferentes áreas como son:

  • Límites en relación a práctica sexual: Cada uno de nosotros tendremos preferencia hacia alguna de las prácticas sexuales, el decir NO a una determinada práctica sexual nos reafirma como personas y evitamos hacer algo que sabemos no nos gustará, con lo cual nos ahorramos ese sufrimiento.
  • Límites en relación al sexo sin condón: Es importante establecer un límite como este ya que protege nuestra salud de enfermedades y nos permite trabajar de forma segura.

Aceptar un servicio sin condón, cuando va haber una penetración anal o corridas en la boca o aceptar servicios con consumo de drogas es poner en juego nuestra salud.

Cada uno establecemos nuestros propios límites, es un proceso de reflexión que sin duda sienta las bases para relacionarnos de forma más equitativa con las personas que nos rodean de un modo autónomo, estableciendo límites no dejamos que los demás hagan con nosotros lo que quieran. Estableciendo límites nos reafirmamos como seres independientes y autónomos, preservamos nuestro bienestar y nuestra salud.