Para la penetración, sobre todo si se va a ser anal, a parte del preservativo es importante utilizar lubricante. Se trata de un gel que ayuda a la lubricación de la vagina o del ano para que la relación no resulte dolorosa y para que el preservativo no se rompa.

En caso de que haya que utilizar algún tipo de lubricante en la relación sexual se deben utilizar lubricantes hidrosolubles como la glicerina. En cambio, hay que evitar aquellos con base de aceite como vaselina, mantequilla o margarina, aceites para masajes, parafina, etc. ya que pueden hacer que el preservativo se rompa.

El lubricante lo puedes comprar en cualquier farmacia o sex-shop. También os lo pueden facilitar la mayoría de asociaciones con programas de atención a la prostitución que aparecen en esta página.