Cannabis: hay dos manera de presentación; el hachis que es una pasta marrón que se saca a partir de prensar la resina del cannabis y la marihuana que es el cogollo de la planta. Su forma de consumo es fumándolo aunque también puede comerse directamente. Los efectos son relajación muscular, las sensaciones se hacen mas grandes, sensación de hambre, baja la tensión, capacidad de concentración baja, ojos rojos, paranoia, risa fácil, bronquitis…

Cocaína : Es un compuesto cristalino de color blanco y saber amargo. Se presenta en forma de polvo, se consume esnifado, fumado o por vía intravenosa. Los efectos que nos produce la cocaína son sensación de fuerza, euforia, pupilas dilatadas, aumento del ritmo cardiaco, aumento de ganas de beber y fumar. Con consumos altos de cocaína se manifiestan actitudes agresivas y paranoias.

Heroína: se presenta en un polvo de color marrón y se puede consumir por vía intravenosa, fumada o inhalada. Los efectos de la heroína son: un grado elevado de adicción, te da euforia y quita el dolor, sentimientos de tranquilidad y bienestar, apatía sexual e imposibilidad del orgasmo, riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual al compartir jeringuillas.

Éxtasis, pastillas, MDMA: Lo encontramos en pastillas de colores con diferentes dibujos y el MDMA en polvo cristalino. Tiene un efecto de unas 4 a 6 horas con un consumo medio, tienes sensación de buen rollo, sensación de felicidad muy intensa. Para mantener relaciones sexuales al principio cuesta un poco pero luego las sensaciones son muy agradables. Los efectos del éxtasis son perdida del sueño, del hambre, aumenta la temperatura corporal, te resecas mucho, dilatación de las pupilas,… La resaca es depresiva, con poca autoestima.

Alcohol : es una sustancia que se obtiene por medio de un proceso de fermentación y a través de levaduras. Es una droga legal y existen distintas graduaciones. Los efectos del alcohol varían según la dosis que se consuma, la edad, el peso…con una dosis moderada sentimos una seguridad en nosotros mismos, una sensación de euforia, risa fácil junto con lentitud de reflejos. Con dosis medias-altas tenemos unos efectos de somnolencia ( quedarnos dormidos), dificultades para caminar, mareos, vómitos y nauseas. Con una sobredosis tendremos una perdida de la conciencia, de reflejos e incluso puede habar una parada cardiorrespiratoria.

Anfetaminas, Speed: Se presenta en un polvo de color blanco, o crudo e inoloro. Los efectos que del Speed son perdida de apetito, no nos sentimos cansados, ni tenemos sueño, aumenta la capacidad de concentración. Su consumo continuado castiga al corazón, al hígado, los pulmones y el sistema nervioso.

LSD y tripis: se presenta en forma de gotas o en pequeños cartones de colores. Sus efectos son impredecibles dependiendo de la dosis y de quien lo tome. Modifica los estados de la conciencia, puedes ver alucinaciones, colores y movimientos donde no los hay. Un consumo prolongado puede provocar paranoias, demencia y otros trastornos mentales.

Popper: Es un estimulante y vasodilatador del sistema nervioso. Se consume mediante la inhalación en forma de liquido incoloro e inodoro de un bote. Los efectos del Popper son muy rápidos, a los pocos segundos de la inhalación al instante, se produce una sensación de euforia y se acentúa la sociabilidad. Los efectos tardan poco en desaparecer y entonces se produce el “bajón” caracterizado por agotamiento y depresión. Su consumo puede provocar: taquicardias, mareos, dolores de cabeza y vómitos.