La palabra salud es una idea muy amplia y a ella van asociadas muchas cosas. No podemos considerar la salud sólo como no estar enfermos (como ocurre normalmente en la vida cotidiana). La salud debemos de entenderla como algo mucho más amplio que englobaría tres niveles: el físico, el mental y el social.

El nivel físico: nos referimos a los problemas o enfermedades relacionados con el funcionamiento de nuestro organismo (una gripe, un brazo roto, problemas cardiacos, etc).

El nivel psíquico o mental: esta relacionado con los problemas que afectan a nuestro estado de ánimo y nuestros pensamientos (como puedan ser las depresiones, ideas obsesivas, etc).

El nivel social: tiene que ver con el ambiente que nos rodea y nuestra relaciones con los demás.

Cada uno de estos niveles influye en los demás. De esta manera, si estamos tristes (nivel psicológico) nuestras defensas estarán más bajas y, por lo tanto, tendremos más posibilidades de tener enfermedades como, por ejemplo, una gripe (nivel físico) e influirá también en nuestro comportamiento, tendremos peor humor, menos ganas de estar con los demás, etc. (nivel social).

De todo ello podemos ver la importancia de cuidar nuestra salud y de llevar una forma de vida sana.