La asertividad nos permite defender nuestros límites y derechos personales sin ansiedad expresando sentimientos y opiniones (tanto positivas como negativas) de manera directa sin violar los derechos de los otros. Es decir nos permite establecer ante los demás nuestros propios límites sin sentirnos culpables en ningún momento.

La fórmula de la Asertividad nos permite decir NO sin sentirnos culpables y ofreciendo una alternativa atractiva:

DISCULPAS + NEGACIÓN + ALTERNATIVA

Ejemplo: “Lo siento, no practico sexo sin condón, pero puedo hacerte disfrutar sin riesgos”